blog

Manifiesto: Un cambio de rumbo
04/11/2012

La industrialización de principios del siglo XX supuso un avance espectacular en la producción de bienes de consumo que cambió el mundo, generando desarrollo económico, trabajo, así como bienestar para los consumidores. Aun así no todo ha sido positivo. Si analizamos, después de un siglo, las consecuencias de la industrialización, han sido catastróficas para nuestro Planeta.

El consumo feroz de bienes y la cada vez más efímera vida de los productos, basada en el “usar y tirar” ha provocado cantidades ingentes de residuos que se han convertido en un auténtico problema para la sostenibilidad del planeta, y la vida de sus habitantes, por no hablar de las emisiones de CO2, que en el último siglo han aumentado de manera exponencial, la contaminación de las aguas, el calentamiento global, el agujero de la capa de ozono y un largo etcétera.

Actualmente, nos estamos dando cuenta de la importancia de algo que en la era industrial se pasó por alto: el progreso debe ir inevitablemente ligado al respeto del medio ambiente, y por nuestro bien y el de futuras generaciones debemos invertir ese ciclo perverso del “usar y tirar” y el consumo indiscriminado de bienes y apostar por productos de calidad cuyo diseño tenga el mínimo impacto ambiental posible.

Como consumidores responsables, exigiendo productos “ecodesign” y haciendo un consumo ético, tenemos la oportunidad de protagonizar un cambio de rumbo, y decidir como queremos que sea nuestro futuro. En furnatura creemos que es posible y necesario, y estamos convencidos de que el siglo XXI será testigo de una nueva revolución social y industrial donde la palabra ecológico pase a ser algo obvio, y el ecodiseño sea sinónimo de “buen diseño”.